Columnas

Trick or treat

2 Mins read

Por Anthony Machado

Parece que las últimas semanas se han convertido en un curso acelerado para ser adulto. Es que, a las actividades escolares comunes, ha habido que agregarles todos los trámites que hay que hacer para seguir con los estudios ya a un nivel superior. Ver cuáles son las universidades que tienen la profesión que quiero estudiar, elegir entre ellas, tramitar la solicitud de Ayuda Federal para Estudiantes (FAFSA), con la cual uno empieza a involucrarse de lleno con el mundo de las becas, préstamos y todo lo que es gasto económico (bien invertido pero gasto al fin) hace que me genere más responsabilidad aún de la que ya siento y se genera un poco de ansiedad porque la puerta que se abre es grande y el camino siempre presenta muchas incógnitas que hay que ir despejando. Una vez mas lo digo: gracias a que tengo una familia unida y comprometida con avanzar juntos en este nuevo mundo al que me enfrento, es que sigo confiado pero con gran expectativa por todo lo que se avecina.

Además, conducir todos los días a mi escuela es un punto más del curso acelerado para ser adulto, porque la atención en la calle siendo conductor tiene que ser absoluta y total en un tráfico en el que uno se encuentra de todo: bueno y malo. Pero, de todas las cosas que están dentro del curso acelerado para ser adulto, esta es la que más me gusta y la que más disfruto.

Después, claro está, se debe de mantener el estudio sin decaer, sacar buenas notas para mejorar mis posibilidades de becas y todo lo extra que lleva hacer el curso de bachillerato internacional, como esta columna, tareas extras que debo de registrar en la escuela y que deben demostrar lo que hago velando por mi futuro, hacer horas comunitarias y un curso extra los sábados y domingos de preparación de exámenes.  

Al fin, si me queda tiempo, trato de compartir con mis amigos un rato para distenderme de todo lo mucho que hay que hacer en el camino a cumplir mis sueños. Este es el mundo de hoy, hace mucho tiempo atrás bastaba con llegar a mi edad e ir de aprendiz a algún lado para adquirir un oficio y luego trabajar en él. O un tiempo después que había que estudiar para recibir un título y luego trabajar. Hoy ya no solo se piensa en ese título base, ya se sabe que después tiene que venir un post grado, una maestría, un doctorado, porque para competir por los mejores trabajos hoy la vida exige mucha preparación y aptitud, solo así se consiguen las cosas. Y, ya que estamos en Halloween, este curso acelerado para ser adulto parece haberme dicho: trick or treat (truco o trato) y yo pienso hacer el trato de seguir avanzando para poder comerme mis dulces sueños. Hacia allá vamos.

Related posts
Columnas

La Escuela de la vida

2 Mins read
Por Carlos Rojas de Morelos Qué bueno que aquí no hay envidia porque, lo veamos o no, el sol sale siempre para todos… Sale para dar energía a la vida…
Columnas

El tiempo vuela

3 Mins read
Por Anthony Machado Por fin tengo un poco de tiempo libre para cumplir con este escrito, ya que acabamos de terminar el…
Columnas

La Columna del Duende: chismes y rumores

3 Mins read
Por: El Duende -¡Ah, pero no lo puedo creer! ¿Realmente es Usted? -El mismo que viste y calza, aunque Usted no lo…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *