LatinoaméricaMundo

El COVID-19 ha disparado la cifra de migrantes vulnerables que transitan por las Américas

2 Mins read

Un informe realizado por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) señala que el COVID-19 ha disparado la cifra de migrantes vulnerables que transitan por las Américas.

Al menos 30,000 niños, la mayor parte de ellos menores de cinco años, se encuentran entre las más de 125,000 personas que este año han arriesgado sus vidas cruzando el Tapón del Darién, una de las rutas irregulares más peligrosas del mundo para los migrantes que se dirigen a Norteamérica, según un informe sobre los movimientos migratorios regionales en las Américas difundido por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

El informe pone de relieve que el tránsito desde Suramérica de migrantes del Caribe, Asia, África y las Américas ha estado teniendo lugar desde hace aproximadamente una década y que el mismo ha aumentado de forma dramática debido al impacto socioeconómico, sanitario y político de la pandemia de COVID-19.

La cifra total de cruces irregulares del Tapón del Darién (un pasaje selvático muy peligroso en la frontera entre Colombia y Panamá, sin caminos y en donde grupos armados, traficantes de migrantes y tratantes de personas desarrollan actividades) es más alta este año que en la totalidad del período 2010-2020 combinado. Cerca del 25% de las personas que siguen esta ruta son menores, de los cuales 24,000 eran menores de cinco años o menos. De acuerdo con el informe, muchos de los migrantes vulnerables en tránsito son haitianos, así como nacionales de otros países del Caribe, Asia, África y las Américas. 

Un número creciente de nacionales de estas regiones han migrado hacia Suramérica en la última década. Según estimaciones del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales (UNDESA) de las Naciones Unidas, la cifra de migrantes africanos en Suramérica aumentó, pasando de 22,000 en 2010 a 43,000 en 2020, en tanto que la cantidad de migrantes del Caribe en la región creció exponencialmente de 79,000 en 2010 a 424,000 en 2020. Los migrantes asiáticos en la región también aumentaron de 208,000 en 2010 a 302,000 en 2020.

Sin poder hacer uso de la opción de utilizar rutas migratorias regulares, muchos migrantes recurren a los traficantes, lo cual aumenta su nivel de vulnerabilidad y crea inquietud en torno a su seguridad, tal como lo demuestra el mencionado informe. Entre estos flujos hay migrantes que se han reasentado en forma regular principalmente en países de Suramérica, sobre todo en Brasil y Chile, en los últimos años.

El informe pone de relieve que algunos migrantes en tránsito a Norteamérica y procedentes del Caribe, África y Asia tienen hijos que son nacionales de países de Suramérica, de modo que no son exclusivamente migrantes del Caribe o de otras regiones. Otros fueron forzados o decidieron migrar a otros destinos en el norte del continente al no contar con documentación adecuada y por el impacto de la pandemia, incluyendo un alarmante aumento de la xenofobia, lo cual limitó su acceso a los servicios básicos. Los desastres y la inestabilidad política en países de origen y de residencia también fueron otros agentes impulsores de la migración, culmina diciendo el informe. 

Related posts
CuriosidadesMundo

Mercurio retrógrado: que es y cómo nos afecta

2 Mins read
El primer período de movimiento retrógrado de Mercurio en 2022 comenzó el 13 de Enero y finaliza el 3 de Febrero. Mercurio…
MundoSalud

En las personas mayores el COVID-19 podría provocar más daño cerebral que el Alzheimer

2 Mins read
Un nuevo informe encontró que los pacientes mayores que contraen COVID-19 tienen más signos de daño cerebral que las personas que desarrollan…
LatinoaméricaMundo

Seis países latinoamericanos entre los mejores lugares para vivir después de jubilarse

1 Mins read
La Revista Internacional Living ha publicado una lista de los 10 mejores países para vivir después de retirarse y seis de ellos…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *