México

La milenaria tradición del pan de muertos

2 Mins read

El equivalente al pan de muerto como ahora lo conocemos sería el “huitlatamalli” que era una especie de tamal.

Según el Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas de México, una ofrenda similar a la actual de día de muertos era la de la diosa Cihuapipiltin, dedicada a las mujeres que morían del primer parto, se creía que rondaban por el aire causando enfermedades entre los niños, por ello les hacían regalos en el templo o en las encrucijadas del camino. Las ofrendas consistían en “panes” de diversas figuras como mariposas o rayos (xonicuille) hechos a base de amaranto y “pan ázimo” que era un pan de maíz seco y tostado, Sahagún lo describe así por no llevar cal, a este pan se le llamaba yotlaxcalli, otros ofrecían unos tamales (xucuientlamatzoalli) y maíz tostado llamado Izquitil, casi toda la ofrenda era de amaranto porque lo consideraban un alimento especial.

Relata fray Diego de Durán en su crónica sobre la ofrenda de Huitzilopochtli, que la gente en esta celebración “no comían otra cosa que no fuera tzoalli con miel”, con dicha mezcla a base de amaranto y miel de avispa o maguey, hacían un gran ídolo a imagen del Dios, lo adornaban y vestían, de igual manera elaboraban huesos grandes que depositaban a los pies del ídolo, además ofrendaban otros “panes” como tortillas pequeñas. Pasada la fiesta se los dividían para comer.

El equivalente al pan de muerto como ahora lo conocemos sería el “huitlatamalli” que era una especie de tamal. En la época prehispánica se hacía la “papalotlaxcalli” o pan de mariposa que era exclusivo de esta ceremonia. Al parecer era como una tortilla a la cual se le imprimía a la masa aún cruda un sello en forma de mariposa, una vez cocida, se pintaba coloridamente.

Otra versión de la historia dice que el origen del pan de muertos se remonta a la época de los sacrificios humanos y a la llegada de los españoles a la entonces Nueva España, en 1519. Cuentan que era un ritual en el México de antes de La Conquista. Se dice que cuando una princesa era ofrecida a los dioses, su corazón aun latiendo se introducía en una olla con amaranto y después quien encabezaba el rito mordía el corazón en señal de agradecimiento a un dios.

Los españoles rechazaron ese tipo de sacrificios y elaboraban un pan de trigo en forma de corazón bañado en azúcar pintada de rojo, simulando la sangre de la doncella. Así habría surgido el pan de muerto.

La forma que conocemos del pan de muerto hoy en día, la bolita de pan superior es un cráneo y las cuatro canillas son los huesos del cuerpo que señalan las direcciones del universo. En México hay muchísimos tipos de pan de muerto y cada uno tiene su manera tradicional de elaborarlo.

Related posts
México

Guanajuato: estrena San Miguel de Allende el puente La Cieneguita

2 Mins read
Con una inversión de más de 82.4 MDP se benefician más de 72 mil 400 habitantes de la Región. El Gobernador de…
México

“Noche de las Estrellas 2022” en el Zócalo de la Ciudad de México

2 Mins read
El evento de divulgación científica más grande e importante de Latinoamérica invita a público de todas las edades a observar el cielo…
México

México busca sumar su tercer Geoparque en la red global de la Unesco

2 Mins read
Múzquiz, Coahuila, busca sumarse a la Red Global de Geoparques de la Unesco, con lo que México sumaría su tercer sitio con…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *